SUGAR MIX
De:21:00 a 21:59
El TSE tiene la vía expedita para convocar a los comicios de 2015
31 de Octubre de 2014
Con la promulgación de la Ley Transitoria para las...
Tripulación del buque hundido no fue instruida para la hidrovía
31 de Octubre de 2014
La tripulación del buque de la Armada TNR-12, que...
Se elimina la vacación judicial colectiva
31 de Octubre de 2014
El presidente en ejercicio Álvaro García promulgó en La...
El capitán, un líder ejemplar dentro y fuera de la cancha
31 de Octubre de 2014
El capitán es un abanderado del grupo. Puede ser el...
Una lucha de tres por el liderato
31 de Octubre de 2014
La lucha de tres por la punta entrará en escena este fin de semana y estará...
Paulina Rubio niega estar embarazada
31 de Octubre de 2014
Las alarmas en torno a un posible embarazo de Paulina Rubio (43) saltaron hace unas...
La Paz - Bolivia.
viernes 31, octubre 2014
     
 
El capitán, un líder ejemplar dentro y fuera de la cancha ( >>> ) 31 de Octubre de 2014

El capitán es un abanderado del grupo. Puede ser el jugador más veterano o el más experimentado, el más relevante deportivamente o simplemente un jugador que no cumpliendo estas premisas sea un líder nato dentro y fuera del campo. Debe ser ante todo gran comunicador, porque es la voz de los jugadores ante cualquier situación o conflicto. Su comportamiento debe ser ejemplar, debe tener personalidad, voz de mando, ser una persona positiva, responsable y tener dotes de habilidad táctica dentro del terreno de juego.

Puede ser batallador, con gran sentido común, que esté orgulloso de llevar el cintillo y sobre todo tener gran empuje y ascendencia entre sus compañeros. Todo eso comparten gran parte de los capitanes del fútbol boliviano. Unos son temperamentales, otros constantes, talentosos, carismáticos y muy identificados con sus clubes.

En Bolivia hay ejemplos de antes y de ahora: desde Wilfredo Camacho en la selección boliviana, campeona sudamericana de 1963; pasando por el capitán bolivarista de “todos los tiempos”, Carlos Fernando Borja; hasta un aguerrido stronguista de hoy, Pablo Escobar.

“El capitán de mi época era el hombre que tenía credibilidad con sus compañeros, era el intachable. Yo me sentí orgulloso, lo asumí, tuve errores, pero mayormente creo que cumplí mi rol y no lo hice mal”, según Camacho, el único jugador boliviano que alzó la Copa América. Cuando era DT de The Strongest, Eduardo Villegas decía que Escobar “era una mezcla” de Ovidio Messa por el talento y de Ricardo Fontana por su temperamento, y que también pone su propia identificación con el club.

“Me llena de orgullo que el profesor Eduardo hubiera dicho eso, y más porque él sabe la historia del Tigre. El capitán es de diversos estilos, los hay futbolísticos, humanos, temperamentales, por su trayectoria. Pienso que hay de todos los tipos, pero un común denominador es que en estos tiempos lo son los hombres de empuje dentro y fuera de la cancha, al menos así lo sentimos en The Strongest”, afirmó Escobar.

El capitán de la selección nacional, Ronald Raldes —quien también lleva el cintillo en Oriente Petrolero—, opinó que asumir ese rol tiene muchos significados. “Es una gran responsabilidad y satisfacción. Es una acreditación de la confianza que tienen tus compañeros y el mismo entrenador, entonces tienes que cuidar tus acciones el doble”.

Hay clubes que tienen más de un capitán. Un titular y uno o dos alternos. En San José, el entrenador Miguel Zazhú alterna con Mario Ovando y Carlos Lampe.  “Llevar el cintillo para mí es una alegría grande, es como ponerse sobre el hombro a todo el equipo. Me agrada esa responsabilidad, porque se trata de una motivación y porque también te hace más solidario y sencillo. Me gustaría seguir los pasos como caudillo de Óscar Sánchez o Marco Sandy”, afirmó Ovando.

Para Wálter Flores “ser el capitán de Bolívar es lo más importante que le puede pasar a un jugador de este club, porque es la institución más grande de Bolivia, la más representativa a nivel internacional de nuestro país, que siempre ha peleado y logrado cosas importantes. Creo que para llegar a este sitial hay que tener consenso de los compañeros”, sostuvo el mediocampista.

Un jugador que volvió al fútbol profesional y de inmediato le dieron el cintillo de Universitario de Pando es Luis Gatty Ribeiro, que también lo lució alguna vez en la Academia. “Ser capitán es ser líder, responsable, un ejemplo y como que hay la obligación de cargarte al equipo. Es el hombre que no tiene que caerse”, sostuvo.

La importancia de tener un capitán criterioso e inteligente es vital para un club, porque puede ocurrir que con decisiones negativas complique al equipo o con positivas lo saque adelante. Intermediario, representante legítimo, responsable, un hombre con poder de decisión. Así debe ser un capitán, tanto dentro como fuera de la cancha.

Los datos

Ugarte

Wilfredo Camacho contó que en la selección del 63 el equipo decidió nombrar capitán al Maestro Víctor Agustín Ugarte, pero que el técnico Danilo Alvim dijo que Camacho era el elegido.

Paralelo

Carlos Borja estuvo más de tres lustros con el cintillo de capitán en Bolívar, además llevó el cintillo de la selección unos diez años; y en el Mundial de 1994 compartió ese honor con Milton Melgar.

Único tri

Pablo Escobar es el primero y hasta ahora único capitán que levantó la copa de campeón de la Liga en tres ocasiones seguidas, cuando los aurinegros se consagraron tricampeones del certamen.

Cintillos, según el gusto del que los luce

“Dios es amor” está escrito en el cintillo que lleva los colores de la bandera boliviana y es el que usa en este torneo el capitán atigrado Pablo Escobar. En cambio, Marcelo Robledo, capitán de Universitario de Sucre, prefiere el modelo clásico, de un solo color y sin nada. “El cintillo que llevo me regaló un amigo con quien oro y le gusta el fútbol. Yo soy católico y muy creyente de Dios”, manifestó Escobar.

Robledo contó que el cintillo del año pasado fue diseñado con la bandera de Chuquisaca. Quien usó un cintillo especial en Bolívar fue el uruguayo William Ferreira, optó  por que la mitad fuera la bandera de su país y la otra la boliviana. “El cintillo de capitán de la selección es la bandera en chiquito”, según Ronald Raldes, quien sostuvo que si bien lleva muchos años de capitán en la Verde, nunca levantó un trofeo.

El actual cintillo que Edward Zenteno luce tiene la mitad con los colores de Wilster (rojo y azul) y la otra mitad con los de la bandera tricolor. En tanto, el pandino Gatty Ribeiro dijo que ahora lleva un cintillo negro, sin nada especial, pero guarda dos recuerdos bonitos como capitán, cuando recibió el trofeo de campeón con Real Potosí y en el ascenso del Jaguar pandino a la Liga.

Hombres que lucieron el cintillo

‘Max fue otro gran capitán’: Wilfredo Camacho, campeón en 1963

“Era un honor llevar la cinta de capitán, porque era quien transmitía fuerza si el grupo flaqueaba. Max (Ramírez) fue también un gran capitán en la selección y en The Strongest”.

‘A mí me trajo problemas’: Ricardo Fontana, excapitán stronguista

“Yo prefería que fuese Lucho Galarza. A mí me trajo muchos problemas, porque yo reclamaba, peleaba por el resto, daba la cara y resulta que era a mí a quien sancionaban”.

‘Van ocho años de capitán’: Ronald Raldes, selección boliviana

“La primera capitanía la comencé a alternar con Juan Manuel (Peña). Ya van ocho años en la selección. Es una responsabilidad que, si es bien llevada, puede ayudar”.

‘Se reconoce el trabajo’: Edward Zenteno, Wilstermann

“Ser capitán es una situación linda. Siento que es por la conducta que uno tiene. Dándole esa responsabilidad a un jugador, creo que se reconoce el trabajo que desarrolla”.

‘Se representa a toda una región’: Marcelo Robledo, Universitario

“Yo siento que se representa a toda una región y no solo al plantel de jugadores. Me ha pasado varias veces que como capitán defendí y discutí por el club y por Chuquisaca”.

‘Debe tener voz de mando’: Hugo Suárez, Blooming

“Somos dos capitanes, Joselito y mi persona, gracias a la confianza de Mauricio (Soria) que me conoce. Quien lleva el cintillo debe tener voz de mando y ser ejemplo”.

 

 

 

Fuente: La Razón (Edición Impresa) / Rafael Sempértegui / La Paz